Cinco funcionarios del gobierno en la ciudad de Xingtai, Hebei, han sido suspendidos el lunes 25 julio por incumplimiento de sus deberes en una inundación devastadora que se produjo la semana pasada cerca de la ciudad.

El incidente que dejó al menos 25 muertos y 13 desaparecidos, provocó indignación. Los locales acusaron a las autoridades de no advertir a los vecinos del inminente diluvio y trataron de esconder las causas del desastre, informó AFP.

El gobierno central de China proporcionó 250 millones de yuanes (37,4 millones de dólares) para los esfuerzos de ayuda en Hebei.